martes, 18 de febrero de 2014

Grandes Superficies


¿Quién no ha sentido el vértigo en la cola de la caja del Hiper cuando todos son prisas y la velocidad de las cajeras supera nuestra capacidad de guardar los alimentos?
Explicaremos el porqué de esta velocidad tan opuesta a la tranquila conversación con el tendero tradicional en la compra relajada y amistosa.
Pero atendamos antes a esa sensación de ser un sospechoso, ya no por tanta cámara y vigilante, si no por la advertencia del cartel, al menos en Carrefour, que te pide, a la hora de pagar, que no dejes nada dentro o bajo del carro.
Cartel que también te sugiere que seas ágil,quizás para acoplarte a la velocidad de la cajera.
Cuenta John Berger en su libro "El Cuaderno de Bento", una pequeña joya que contiene relatos iluminadores, que la obsesión de estas grandes empresas es el robo.Tanto que utilizan compradores falsos para comprobar y poner a prueba la vigilancia de las cajeras.
Ignoro si es general este comportamiento pero la denuncia no se queda ahí. Añade Berger que los empleados pueden ser cacheados,que hay horas de trabajo no remuneradas, que el trabajador debe estar localizable y que no se respetan pausas legales entre turnos.
A eso se añade, según el autor, que las cajeras deberían trabajar a la velocidad de 35 artículos por minuto lo que es imposible por lo que en sus evaluaciones tienen puntos negativos en ese apartado.
A mi me parece que de ser así sería muy grave tanto como un hecho cada vez más frecuente: el control y selección por parte de estas grandes compañías de las cosechas, producción, envasado, etc
bien para sus marcas propias o marcas blancas que crecientemente ganan el pulso a agricultores,ganaderos o fabricantes.
No es de extrañar que esta presión esté dando lugar a nuevos planteamientos en la distribución para hacer llegar los productos directamente del campo al comprador.
Mientras eso llega no estaría mal gastar algún euro de más en el pequeño comercio tan ahogado, a cambio de la amistad, consejos y el trato más humano que puedes recibir a cambio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada